Paraguay bajo amenaza de golpe de estado. Stella Calloni

Paraguay : bajo amenaza de golpe de Estado

Stella Calloni

Organismos de derechos humanos de Paraguay, Argentina, Ecuador, Chile, Brasil y Uruguay advirtieron el pasado 5 de diciembre sobre acciones golpistas en Paraguay, que incluyen un intento de destituir al presidente Fernando Lugo, por vía aparentemente institucional, en un remedo de lo sucedido en Honduras el pasado 28 de junio.

Durante un seminario convocado por la Liga Argentina por los Derechos del Hombre y la Asociación CulturalLa Comuna de Paraguay sobre las consecuencias de la Operación Cóndor –mencionando a esta como un símbolo de las dictaduras del Cono Sur- sobrevivientes y familiares de las víctimas de la dictadura de Alfredo Stroessner, junto a invitados internacionales analizaron la grave situación que vive ese país.

“Las maniobras de desestabilización en curso contra el gobierno constitucional se enmarcan en una operación continental destituyente (golpista), heredera y continuadora de aquella Operación Cóndor”, se dijo en un comunicado entregado luego al mandatario manifestando el repudio contra “toda acción que pretenda desconocer la voluntad soberana del pueblo paraguayo, que intenta terminar con las consecuencias históricas de la dictadura strossnista”.

Una de las conclusiones fue que en los evidentes intentos de desestabilización participan la derecha, los antiguos seguidores del dictador en el Partido Colorado -que a su vez sigue manejando instituciones fundamentales-, poderosos empresarios, y terratenientes, medios de comunicación y algunos obispos de la Iglesia que alientan el golpismo desde el púlpito, y se están afectando “las libertades democráticas y se recrean viejas prácticas represoras”.

Hasta aquí la noticia desde donde se puede comenzar a hilar sobre la dramática realidad paraguaya, donde el presidente Lugo tiene un Congreso en su contra manejado por la mayoría colorado, que controla otras instituciones del estado. La alianza con el Partido Liberal Radical, del vicepresidente, Federico Franco, quien amenaza desde hace tiempo con promover un juicio político al mandatario “si no se decide a gobernar”, es hoy por hoy letra muerta.

Franco no explica que cada medida que intenta tomar Lugo a favor de un cambio es rechazada activamente en el Congreso donde el presidente prácticamente no tiene representación.

La situación de Lugo aparece como la más difícil entre los presidentes de los “nuevos tiempos” de América latina. Recientemente ordenó abrir los archivos militares de la dictadura strossnista y nuevamente se activó el corporativismo colorado y la sombra omnipresente del viejo dictador y del general Lino Oviedo.

En estos momentos existe un detonador a punto de estallar y es el secuestro del ganadero Fidel Zavala que se ha convertido en uno de los argumentos de la oposición y los inefables consejeros extranjeros en temas de contrainsurgencia, que acusan al gobierno de “connivencia” con un presunto grupo guerrillero, el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

El EPP, del que nadie conoce nada, parece el tipo de organización fantasma con que se puede crear artificialmente cualquier argumento para descontrolar un país pequeño como Paraguay.

Se supone que este grupo acciona en una zona vastamente controlada por policías, ejército, capataces y mercenarios a las órdenes de empresarios sojeros locales y extranjeros, territorio que ha sido literalmente “peinado” por las tropas de Estados Unidos en las diferentes maniobras realizadas en ese país, donde aún mantienen inmunidad diplomática desde mayo de 2005.

Analistas estiman que mucho tiene que ver en el nuevo engendro de la “aparición de guerrilleros en Paraguay” , el hecho de que el pasado 18 de septiembre Lugo rechazó un “ejercicio militar-humanitario de Estados Unidos”( las maniobras Nuevos Horizontes) previstas para el 2010, y que implicarían una fuerte presencia de tropas norteamericanas, argumentando que existe un “ nuevo escenario internacional en términos de defensa, seguridad y soberanía”.

Según el abogado y especialista en militarismo en Paraguay Orlando Castillo Caballero en “los últimos años se ha desarrollado en el país una fuerte inversión económica en el sector seguridad, además de un basta gama de estrategias que, bajo el rotulo de combate a la delincuencia, ha ido justificando y arreciando el control de los movimientos sociales y la criminalización de los luchadores sociales”. Esto en coordinación con el gobierno de los Estados Unidos, “lo que no ha podido ser modificado aún con el gobierno de Lugo”. La firma del Plan Umbral que forma parte de la Cuenta del Milenio del gobierno de Estados Unidos, provee fondos supuestamente para “el mejoramiento institucional del Estado Paraguayo y para su segunda etapa prevé 30,3 millones de dólares, pero en realidad está destinado a desarrollar la misma política de Seguridad Democrática que es llevada adelante por el Presidente Alvaro Uribe en Colombia. Este proyecto se lleva adelante con la cooperación técnica de la Agencia Internacional de Cooperación de los Estados Unidos (USAID) y las denuncias de organismos humanitarios sobre las consecuencias de estos planes son cotidianas.
Todo parece cercar a Lugo mientras sectores sociales y de izquierda llaman desesperadamente a la unidad ante los gravísimos peligros del retorno de un pasado que nunca se fue, sostenido por la impunidad, que es para la mayoría, el obstáculo mayor para la democratización del país..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s