Repercusión del pedido de genocidio en el juicio por la Masacre de Margarita Belén. Portal: Chaco día por día

juicio por la Masacre de Margarita Belén

Con pedido de condenas por genocidio, culminaron los alegatos de la querella

Con el alegato de la Subsecretaría de Derechos Humanos de la provincia y de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre culminó la etapa de acusaciones de la querella. El martes continúa la causa con los alegatos de la Fiscalía.

El día número 54 de audiencia de la Causa por la Masacre de Margarita Belén fue una jornada extenuante, que comenzó a pasadas las nueve de la mañana del viernes 15 de abril y culminó cerca de las seis de la tarde. Los querellantes Silvina Canteros y Sergio Quiroz – alegaron en representación de la Subsecretaría de Derechos Humanos de la provincia – pidieron prisión perpetua para los militares Aldo Martínez Segón, Horacio Losito, Luis Alberto Patetta, Jorge Carnero Sabol, Gustavo Athos Rennes, Ricardo Reyes, Germán Riquelme, y Ernesto Simoni; y 20 años de prisión para el policía Chas (partícipe secundario) por homicidio agravado por alevosía en once hechos y cuatro casos de desaparición forzada. Duilio Ramírez y los hermanos Ataliva y Pedro Dinani – por la Liga Argentina por los Derechos del Hombre – reclamaron prisión perpetua para los 9 imputados por el delito de genocidio.

Silvina Canteros y Duilio Ramírez sobresalieron por su claridad y solidez al momento de alegar y fueron aplaudidos por el público en la sala. Canteros fundamentó la valoración de los hechos juzgados y culminó su alegato con un texto de Julio Cortázar. Ramírez detalló las razones que desestiman la versión del enfrentamiento apelando al cotejo de varias de las testimoniales de la causa y expuso el genocidio en el cual se enmarcó la Masacre.

El tribunal objetó la manera en la cual uno de los querellantes llevaba adelante su alegato por lo cual se pasó a un cuarto intermedio de casi dos horas hasta que pudo resolverse la cuestión.

El final de la audiencia vino con un cruce de palabras entre uno de los presentes y el Tribunal en razón de la “desbordante emoción” del militante de Derechos Humanos y el pedido de recato por parte de los jueces dentro de la sala del tribunal. Primó la cordura y la cosa no pasó a mayores.

El “cuarto intermedio” de la causa se prolongará hasta el próximo martes a las 8.30 de la mañana, momento en el cual los fiscales del Ministerio Público comenzarán su alegato. A continuación una apretada síntesis de los tramos medulares de los alegatos más representativos.

HOMICIDIO ALEVOSO Y DESAPARICIONES

Sergio Quiroz continuó su alegato del día anterior con la valoración de la prueba; el hecho y su contexto histórico, las testimoniales y las piezas documentales más relevantes. Luego prosiguió la abogada Silvina Canteros, que desarrolló la calificación legal de los hechos y la responsabilidad de cada uno de los autores para la imposición de las penas. Canteros aportó jurisprudencia para una correcta valoración de las pruebas ya que entiende que “el contexto en el que se dieron estos hechos aberrantes amerita una consideración especial”, en ese sentido remarcó la importancia del trabajo científico como por ejemplo las pericias y exhumaciones del EAAF (Equipo Argentino de Antropología Forense) y sostuvo que los indicios, las presunciones y los testimonios de las víctimas deben ser considerados con especial atención porque “esta forma de represión busca eliminar todas las pruebas directas de los crímenes” precisó.

Sobre la masacre alegó que “hubo un aprovechamiento de la indefensión de las víctimas para cometer el fusilamiento” y que fue un “homicidio alevoso; una actitud traicionera y felona de matar” con el agravante “del acuerdo previo para matar” y aún de la posibilidad que tuvieron todos los imputados tuvieron de actuar de una manera distinta: “podrían haber desobedecido las órdenes aberrantes” que provocaron el crimen.

En referencia al “caso Alfredo Luis Chas” alegó una participación secundaria porque “al encontrarse a casi 700 metros del lugar de los hechos se reduce su posibilidad de decidir” sobre la acción. Manifestó que Chas participó en el convoy de la muerte pero que su aporte fue casi nulo, en tanto no fue indispensable. De todas formas aclaró que considera pertinente las penas máximas en cada uno de los delitos por la condición de crímenes de lesa humanidad que revisten.

Canteros terminó su alegato con la lectura de unos extractos de un texto de Julio Cortázar, “Negación del olvido”, leído por el escritor en 1981 en la apertura del Coloquio de Abogados de París, realizado en el senado francés; “ (…) En esta hora de estudio y de reflexión, destinada a crear instrumentos más eficaces en defensa de las libertades y los derechos pisoteados por las dictaduras, la presencia invisible de miles y miles de desaparecidos antecede y rebasa y continúa todo el trabajo intelectual que podamos cumplir en estas jornadas. Aquí, en esta sala donde ellos no están, donde se los evoca como una razón de trabajo, aquí hay que sentirlos presentes y próximos, sentados entre nosotros, mirándonos, hablándonos…”.

EL ALEGATO DE LA LIGA

Desde la Liga por los Derechos del Hombre se concentraron los esfuerzos en probar que la Masacre se realizó en el marco de un plan de exterminio y alegar la jurisprudencia que habilita una condena a prisión perpetua por delitos de genocidio para la totalidad de los imputados. “La Masacre debe ser entendida en el marco de un plan sistemático de exterminio de un grupo nacional determinado” fue la tesis del equipo de la Liga. Los hermanos Pedro y Ataliva Dinani aportaron la plataforma jurídica para condenar a la totalidad de los imputados a prisión perpetua para todos los imputados como co-autores penalmente responsables del delito de genocidio hacia los miembros de un grupo nacional en cárcel común.

Duilio Ramírez expuso los hechos y testimonios que descartan la versión del enfrentamiento y fundamentó. Para hacerlo recurrió a los testimonios de varios ex detenidos políticos sobre la golpiza en la Alcaidía, al relató del fotógrafo de la policía Salinas sobre su participación en el lugar del los hechos el 13 de diciembre de 1976 y aún al sentido común. “Si me dicen que un Peugeot blanco puede detener un convoy de camiones Unimog y Mercedes Benz 11. 14 que tienen el chasis reforzado y una altura considerable me están tomando el pelo”. En base a los testimonios de una pareja que volvía de Pirané la noche del 12 de diciembre Ramírez alegó que en la Ruta 11 – a la altura del cruce con la Ruta 90 y en la entrada a la localidad de Margarita Belén – se organizaron sendos retenes policiales, por lo cual existía “un pleno control del Ejército sobre la ruta la noche de la Masacre”.

CONDENAS POR GENOCIDIO

Ramírez subrayó la militancia política de los fusilados para demostrar la naturaleza programada y genocida de la Masacre. El primer objetivo del genocidio fue exterminar las organizaciones políticas. Para ello los fusilados pertenecieron a un grupo nacional que fue estigmatizado con la identificación difusa de “subversivos” o “delincuentes terroristas” para luego proceder a su secuestro, tormento, apropiación de sus hijos y asesinato / desaparición. El segundo paso de este plan genocida fue la transformación de la matriz socio económica de nuestro país; “Lamentablemente las Fuerzas Armadas fueron utilizadas por el poder económico para maximizar sus ganancias” afirmó.
Sobre la participación de los imputados en el genocidio alegó que no se trata de un grupo “de ancianos perseguidos por venganza”. Para el abogado los imputados “son cuadros perfectamente preparados en técnicas de tortura y exterminio. La sociedad les dio el uniforme y los galones y ellos en vez de honrar ese uniforme dispararon contra su propio pueblo” sentenció.

Los hermanos Dinani fundamentaron el pedido de penas por genocidio en base a fundamentos teóricos y de jurisprudencia del derecho nacional e internacional, como por ejemplo el fallo condenatorio al represor Miguel Etchecolatz del año 2008, la Convención Internacional contra el delito de Genocidio, y la obra del sociólogo y (testigo de la causa) Daniel Feierstein.

Cuando la audiencia entraba en tiempo de descuento Ataliva Dinani terminó su alegato con una alusión al carácter emblemático de la Causa por la Masacre de Margarita Belén “A este tribunal le toca, además de hacer justicia, revalidar la democracia”.

Informe Gonzalo Torres / Comisión Provincial por la Memoria

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s