Conferencia de prensa por la detención de Carlos Polo, acusado de ser uno de los asesinos de Graciela Pane….la cobertura de ECO

el

Red Eco Alternativo ***

El próximo 4 de octubre se cumplen 40 años del asesinato de Graciela Pane, estudiante de ingeniería química de la Universidad Tecnológica Nacional, y militante de la Juventud Comunista. Hace apenas una semana, Carlos Polo, secretario de Comunicación Académica de la Delegación Avellaneda de la UTN, fue detenido por este hecho, y el juez de la causa, Norberto Oyarbide, confirmó luego su prisión preventiva. Esto se consiguió gracias a la lucha de la familia de Graciela, sus compañeros de la facultad y militancia, y la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, quienes se reunieron este jueves 9 de julio para dar una conferencia de prensa y brindar, además, por este gran paso en las causas por los crímenes cometidos por la Triple A. Red Eco Alternativo.

(Cecilia Litvin – Red Eco) Buenos Aires – Largo Camino – La Liga Argentina por los Derechos del Hombre (LADH) recibió la denuncia del secuestro y asesinato de Graciela en 1975: “Esa causa fue cajoneada, pero se volvió a abrir en 1985 cuando encontraron a (José) Lópe Rega en Miami, luego se cajoneó nuevamente cuando murió. En 2006 se reabrió nuevamente y nosotros junto con un montón de organismos de derechos humanos, fuerzas de izquierda y familiares recolectamos alrededor de 600 denuncias y las presentamos, entre ellas estaba la de Graciela Pane, que había sido procesada como un delito común por la justicia provincial y archivada sin más. Hemos aprendido en estos diez años que los juicios no se ganan en los tribunales, sino que se ganan en la calle, no se condena a nadie que no hayamos logrado condenar socialmente y eso lo sabemos porque ahora lo volvieron a liberar a (Pedro) Blaquier, (Vicente) Massot, porque todavía no pudimos ganar la batalla en la sociedad de que los empresarios son los verdaderos, últimos, finales y principales responsables del genocidio. Esa batalla no la ganamos pero creo que hemos dado – en muy difíciles condiciones – la batalla por los muertos que van de diciembre de 1973 a marzo de 1976, que no son menos víctimas que cualquiera y que los asesinos de la Triple A no son menos asesinos que los otros”, expresó José Schulman, secretario general de la LADH.

A partir de la perseverancia de los familiares y de la Liga, se logró que se tomara declaración a varios compañeros universitarios y de militancia de Graciela que coincidieron en describir las permanentes amenazas, persecuciones y hostigamiento que sufría la joven de parte de autoridades de la UTN de ese momento y de los matones que respondían a ellos y actuaban dentro de las facultades.
“Los juicios pueden basarse en la sumatoria de elementos donde uno va buscando qué ideología prevalecía, qué pensamiento tenía esta gente, qué buscaban, qué hacía, a quién perseguían, y si toda la gente que da testimonio coincide. Entonces hay ahí una prueba que se llama ‘convergencia de indicios’, así que por esto fue muy importante la declaración del actual decano, que había sido compañero de Graciela, fue muy importante las declaraciones de Jorge, de Cacho, mi propia declaración ya que si bien yo ya no estaba en la facultad en ese momento, sí estuve trabajando en el centro de estudiantes y ya se veían las cosas que pasaban, el clima que se venía”, expresó Lina Avellaneda, hermana de Graciela, en el marco de la conferencia llevada adelante este jueves en la sede de la Liga.
“Es increíble cómo nosotros recibimos la causa –continuó Lina–, cuando yo voy a declarar, me preguntan si estábamos seguros que había sido la Triple A, palabra de la fiscal, otra cosa que me preguntaron era si estaba segura de que en la facultad había matones, ‘¿cómo que en la facultad había matones?’ me preguntaban. Partimos desde ahí, desde decir quién era mi hermana, qué hacía, en qué facultad estudiaba, qué hacía la gente de esa facultad, si la gente de esa facultad no estaba en otra cosa, ¿qué otra cosa? Nunca pregunté qué otra cosa podía ser para no tener ninguna respuesta que me violentara. Es insólito de dónde partimos, de la nada misma. Así que la verdad haber llegado a esto… es muy dicotómico festejar algo a raíz de lo que pasó y de cómo pasó, pero la verdad que hay que festejar. Menos mal que tuvimos los cojones, la fuerza, las agallas de estar y seguir”.

El gesto
Este miércoles 8 de julio, mismo día que el juez de la causa, Norberto Oyarbide, confirmó la prisión preventiva para Polo, uno de los testigos, Florentino “Cacho” Narváez amplió su declaración y le pidieron que reconociera al represor detenido en cuatro imágenes identikit muy similares. “Yo tenía muchas dudas, 40 años es mucho tiempo, de qué cosas me acordaré 40 años después. Y me acordé de la vieja (la mamá de Graciela) cuando me senté ahí y volvió la realidad tal cual era hace 40 años. Y me acordé de cosas que no me acordaba, de cosas que nunca pensé que estarían en algún lugar de mi memoria. Y así fue que recordé datos que parecerían insignificantes como la apertura de la boca de Polo. Eran cuatro imágenes casi exactamente iguales, la única diferencia era que Polo era un tipo que tenía la boca abierta, normalmente él tenía los labios entreabiertos, sus labios no se tocaban entre sí gran parte del tiempo. Y él vivía con ese gesto en la boca. Ese es el gesto que me hizo reconocerlo, diferenciar su identikit del resto”, relató Narváez.
Liliana Mazzea, abogada de la causa, agregó que en su indagatoria Polo dijo que no pertenecía a ninguna organización política, sino que como Alberto Brito Lima (jefe del Comando de Organización) le había dado trabajo, él actuaba en agradecimiento: “dijo que no pertenecía y que nunca portó armas. En esta causa de la Triple A han desaparecido muchas causas, como la que inició la investigación del asesinato de Graciela Pane, con la autopsia y todo lo demás; y también una de 1974 que se le abrió a Polo por portación de arma de guerra pero hay un oficio de la comisaría 35 donde dice que él dijo que pertenecía a la Juventud Peronista de la República Argentina, quiere decir que portaba armas y pertenecía al JPRA. Quiere decir que las desapariciones tienen también patitas cortas porque algo queda”.

La invisibilidad de la Triple A
Varios de los presentes en la conferencia se refirieron a la falta de difusión que tienen las causas referidas a la Alianza Argentina Anticomunista. Al respecto, José Schulman manifestó: “la intelectualidad argentina tiene problemas serios porque no presta atención a estos procesos de juicios que dicen muchísimo. Si vinieran a preguntarnos a nosotros entenderían mucho más sobre la Triple A, pero también sobre el peronismo, un fenómeno central de la identidad cultural argentina que tiene de todo, tiene a los compañeros peronistas que fueron la mayoría de las víctimas de la triple A, pero también a los monstruos peronistas como Lopez Rega, Isabel, Brito Lima (…). Se equivocan nuestros hermanos peronistas, con los que hemos luchado tantos años, con los cuales compartimos los centros clandestinos y la cárcel, en no tener un papel más destacado porque las investigaciones más serias dicen que estadísticamente el 98% de los crímenes de la triple A se produjeron entre la noche de la muerte de Perón y el 24 de marzo, eso no exime a nadie de nada pero es un dato que no se sabe y como no se discute a veces se le echa a Perón el 100% de estos crímenes. Polo fue detenido el 1ero de julio y pasaron 8 días y no logramos que ni un solo medio dijera que un asesino estaba preso, algo tan elemental. La obstinación de defender la invisibilidad de la Triple A es fuerte”.
En este sentido, Lina Avellaneda relató que envió gacetillas informando las novedades en la causa de su hermana a 144 correos electrónicos pertenecientes a distintos medios: “solamente recibí respuesta de los alternativos y de (Raúl) Tuny Kollman de Página 12 para entrevistar a Oyarbide cuando salga el caso, no ahora a nosotros ni a los testigos, ni a la abogada”. Muestra de ello es que en la conferencia de prensa solo estuvieron presentes Canal 7 y Red Eco Alternativo.

Por delante
Carlos Polo no es el único involucrado en la causa por el secuestro y asesinato de Graciela Pane. Así lo explicó la abogada Mazzea: “(Raúl) Bronzzini estuvo prófugo, el abogado pide eximición de prisión, no se la conceden y ahora apeló para que le concedan porque él se quiere presentar a derecho, evidentemente no se va a presentar a derecho porque cuando se enteró que lo estaban buscando se fue. (Agustín) Monteagudo que era el decano presentó un certificado de incapacidad que se está analizando”.
En relación a Monteagudo, Avellaneda agregó: “vamos a pedir también la verificación del certificado técnico de Monteagudo porque tenemos el dato de parte de uno de los compañeros del Centro de Estudiantes que tiene una conocida que lo ve, y de otra persona más que me dijo que lo ve, y que dicen que está en perfecto estado de salud”.
Ahora la causa está bajo secreto de sumario: “cuando se levante insistiremos, contestaremos cuando vaya a Cámara, mejoraremos fundamentos porque tanto el fiscal como Oyarbide consideraron que no le corresponde la eximición de prisión o la excarcelación a estos dos, e insistiremos en esa tesitura y avanzar hasta llegar a juicio. Esa es la consecuencia lógica de que estén condenados, no en prisión preventiva solamente, que haya condena de prisión perpetua para estos genocidas. Como la causa se inició con Código viejo y eso no fue modificado ya lo único que se puede hacer como juicio oral es simular en una audiencia pública los alegatos, pero después todo es trámite escrito. Es el derecho que tienen los genocidas de pedir código viejo. Son derechos que tienen ellos y que no gozaron las víctimas en su momento”.
En relación a la causa general de la Triple A, Mazzea especificó: “son 550 víctimas que se transformaron en incidentes y que se investiga cada caso particular independientemente de la estructura general de la triple A donde Conti, Yessi, Villone son los que están ya en juicio por pertenecer a una asociación ilícita que es la Triple A y por 4 o 5 casos de víctimas que también igual que el caso de Graciela están procesados y ya se elevó a juicio oral por privación ilegal de la libertad y homicidio alevoso, o sea que por un importante delito que implica la prisión perpetua. El juicio no es oral porque se realiza con el Código viejo, es decir, en un proceso escrito”.

Brindis por Graciela
Pane nació el 16 de noviembre de 1952, y desde chica estudió piano y danza clásica. Estudiaba ingeniería química en la UTN de Avellaneda y militaba en la Federación Juvenil Comunista. A los 23 años se casó con Hugo García y al momento de su secuestro y desaparición estaba embarazada. En 1975 fue detenida mientras pintaba paredes por la brigada Avellaneda-Lanús de la Policía Bonaerense pero liberada rápidamente ante la presión de organismos e instituciones, sin embargo el 2 de octubre fue secuestrada por la Triple A y dos días después su cuerpo apareció en Ezeiza.
Durante la conferencia, Cacho Narváez la recordó ya no en calidad de testigo sino como compañero de militancia. Relató que a principios de 1975 ella le dijo que iba a concentrar su esfuerzo en “la masa de estudiantes”: “me dijo ‘no es que me vaya de la Fede pero no voy a hacer las actividades propias de la organización’. A ella le gustaba la asamblea, no le interesaba demasiado los coloquios cortitos. Y así se comportó a pesar de que por vía de Polo, por vía de Bronzzini, era permanentemente acosada, tanto así que cuando ella nos pone en conocimiento de esa situación, varios de los compañeros nos turnábamos para acompañarla. En aquella época la UTN estaba distribuida en 5 edificios, y ella tenía que ir a los laboratorios de química que estaban todos en el edificio Marconi, o sea que ella varias veces por semana tenía que pasar por ahí. En los otros edificios había una guardia policial nada más, pero en Marconi estaban los matones, que comandaba Monteagudo. Y cuando ibas te pedían la identificación. Para Graciela la presencia de estos tipos era una forma de hostigamiento. Los matones estaban en la puerta del edificio, recorrían los pasillos y además iban a los laboratorios, Bronzzini, que era ingeniero químico, la hostigaba personalmente en los laboratorios. Le decía que se vaya de la facultad, ‘dedicate a otra cosa, no estés acá’. Y ella nunca bajó la guardia, siguió ahí”.
Entre estos matones de la facultad, Narváez incluyó al decano y al secretario académico de ese momento.
En la conferencia también estuvieron presentes actuales integrantes del Centro de Estudiantes de la UTN, de quienes Narváez destacó su militancia: “ellos sin conocer la historia personal de todos aquellos años han llevado adelante una actividad política, gremial, ideológica que expresan las mismas voluntades y las mismas cosas que nosotros, ha sido notable cómo ellos han hecho crecer el movimiento estudiantil en la tecnológica, cómo fueron capaces de asumir un espacio histórico, recuperando las tradiciones de lucha, siendo respetuosos con el tiempo que a cada uno le tocó vivir. Una parte de mi vida, exactamente 40 años el próximo 4 de octubre, ha girado alrededor de Graciela y de la UTN”.
Hacia el final, Schulman expresó: “queríamos tomarnos un vino por Graciela y porque revienten en la cárcel, vamos a hacer todo lo posible para que no salgan nunca más este represor y todos los que podamos”.
A lo que Lina Avellaneda agregó: “hay pocas cosas que tengo tan claras como que si mi hermana nos viera desde cualquier otro plano diría ‘por favor, tómense un vino’”.
Lágrimas, sonrisas, abrazos y copas en alto cerraron este homenaje a Graciela, a la lucha, y el festejo por haber dado un gran paso en la búsqueda de juicio y castigo a los responsables y hacedores del Terrorismo de Estado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s