No a la Baja de la edad de imputabilidad

el

.

El Ministro de Justicia y Derechos Humanos del gobierno de la Alianza Cambiemos, el Dr. Garavano ha propuesto bajar la edad de imputabilidad de los 16 a los 14 años, anulando la corrección que, al comienzo del Gobierno de Alfonsín, se hiciera al decreto/ley de Videla y la dictadura que había modificado, a su vez, la ley primigenia, que venía del primer gobierno peronista, que había fijado el piso de 16 años como un modo de mostrar compromiso con la infancia argentina

No vamos a caer en la trampa de asumir su propuesta como si fuera resultado de una preocupación sobre el estado de los niños capturados por el sistema judicial y penitenciario, puesto que nada le interesa a este gobierno la situación de las y los niños en ese estado.

Tampoco le creemos que esté preocupado por bajar los indices de criminalidad, puesto que a) la cifra de delitos judicializados cometidos por niñas y niños es muy baja como el propio diario Clarín  reconoce y b) porque desde que asumió Garavano y el gobierno nacional, no han hecho más que crear mejores condiciones para las redes mafiosas y delictivas por el camino de potenciar la autonomía de las fuerzas policiales y militarizadas como la Gendarmería u otras, quienes están en el centro del entramado de fuerzas económicas, judiciales, políticas y mafiosas que son las responsables de la mayoría de los actos delictivos en el país, incluyendo aquellos “invisible” como los delitos económicos de las grandes empresas que ocultan ganancias, evaden impuestos, violan las leyes laborales y giran millones de dólares al exterior. Inclusive, a pesar de las reiteradas pruebas de la corrupción policial en las Comisarías que estaban a cargo de la Policía Federal Argentina, acaban de poner como jefe de la Policía de la Ciudad precisamente a quien era Director General de Comisarías y, por ende, era responsable de controlar lo que sucedía en ellas.

Hay que decir NO a la Baja porque la propuesta es una acción propagandística para estigmatizar la infancia y seguir creando condiciones para un Estado Policial, como el que ya instalaron en Jujuy.

Las y los niños argentinos sufren hambre, pobreza, son obligados a prostituirse o al trabajo esclavo de una u otra manera; se les niega a muchos de ellos su identidad y casi ninguno de ellos, salvo un pequeño sector privilegiado, goza de los derechos proclamados universalmente para la infancia que nuestro país ha reconocido de palabra pero nunca efectivo en los hechos.

Ese debate es el que queremos dar: ¿cómo acceden las y los niños a sus derechos?; y cuando esa acción civilizatoria esté completa y efectiva, nos dispondremos a escuchar propuestas novedosas sobre sistemas penales juveniles y otras situaciones.

Hasta entonces, No a la Baja.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s