Ayer estuvimos todos, o casi. Un texto de Marcelo Bagnatti sobre la jornada de ayer

el

Ayer estuvimos todos. O casi
Las calles, las plazas, los balcones y los zaguanes
se poblaron con todo,
con todos, con todas. O casi
Estuvimos los que siempre estamos,
los que a veces vamos,
los que nunca vamos.
Los que por fin -esta vez sí- vamos.
Es que alguien dijo vamos, o nadie dijo
pero algo nos dijo hay que ir -esta vez sí-.
Y estuvimos todos. O casi
Los encolumnados, los embanderados, los empañuelados.
Los de a pie, los de a bici, los de a bondi, los de a taxi
Los troskos, los zurdos, los peronchos, los que quieren volver,
los que quieren empezar, los que quieren seguir.
Los peronistas de Perón, los radicales de Irigoyen, los socialistas de Palacios,
los chinos de Mao, los troskistas de Trotski, los comunistas de Lenin, de Fidel, del Che,
los de Evo y los de Chavez.
Los K, los más o menos K, los ex K y los anti K.
Y los anarcos de Bakunin y los autónomos de Negri,
Y los que siempre en contra, los que siempre a favor.
Los daltónicos que ven todo, pero todo negro, y no ven.
y los que ven todo, pero todo blanco, y tampoco.
Y por qué no, tal vez, unos pocos,
o ninguno, vaya uno a saber, los que son o fueron PRO lo que sea.

Estuvimos todos. Muchos todos.
Los que fuimos rabiosos y los que fuimos tranquilos.
Contentos y amargados
Y cuando uno dice todos, dice todos.
También estuvieron los de siempre.
Los que cuentan porotos
Los que cuentan cabezas de chinos.
Los que cuentan costillas.
Los que cuentan cuentos.
Los que cuentan votos.
Los que le cuentan las patas al gato y siempre les da tres.
Pero a pesar de todas las cuentas que hagan los cuenteros.
Lo que cuenta y los que cuentan son todos los que estuvimos ayer.

Porque estuvimos todos -y todas-. O casi
Entreverados, mezclados. Biblias y calefones.
Hay momentos en que es mejor la mezcolanza que la unidad.
Siempre el caos es mejor que el orden.
En estas tierras si mal, en Abya yala, lo UNO destruye,
y lo diverso une y construye.
Y ayer, como otros ayeres y seguramente como muchos más mañanas.
Dijimos No, dijimos basta
Todos juntos, todos mezclados.
Pero todos y todas. O casi.
Marcelo Bagnati
11/5/2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s