Expresamos preocupación por persecución judicial contra el ex Vicepresidente de Ecuador Jorge Glas a quien se lo pretende condenar con la colaboración de un supuesto arrepentido y sin prueba alguna

La Liga Argentina por los Derechos del Hombre, asociación civil fundada en 1937, dedicada a la defensa de los derechos humanos en la Argentina y el continente americano, expresa su preocupación por el avance en la región de un modo muy particular y perverso de persecución política, estigmatización y encierro de disidentes políticos: el armado de causas basadas en supuestos testimonios de supuestos arrepentidos que no son otra cosa que sujetos subordinados a dichos
planes jurídicos políticos de persecución.
En nuestro carácter de organismo de lucha por los derechos humanos más antiguo del continente hemos procurado tener presencia y seguir con detenimiento los procesos judiciales que hoy abundan en Nuestra América con una llamativa coincidencia en el modo de fundamentar las detenciones preventivas y/o las condenas judiciales.
Se dice en la condena a Jorge Glas: “Lo que consta de prueba directa consiste principalmente en: El testimonio anticipado de José Conceciao Santos Filho, que sin ser el único medio de prueba, la información aportada por éste luego ha sido confirmada y ratificada a través de otros medios de prueba en los que se incluyen: La asistencia  Internacional Penal de los EE.UU; la asistencia internacional Penal de
la República Federativa de Brasil, el testimonio del doctor Alexis Mera Giles, ex secretario Jurídico de la Presidencia, quien destaca sobre la inutilidad del proyecto Pascuales- Cuenca, las irregularidades en el contrato adjudicado a Odebrecht y el precio final de la obra, lo que es concordante con el control que Jorge  Glas tenía en el denominado sector estratégico conforme la prueba documental consistente en el
proceso precontractual y contractual de los 5 proyectos estratégicos sobre los que este mantenía responsabilidad política, conforme decreto ejecutivo, y sobre los que mantenía el dominio del curso de los mismos.”
Lo que traducido a un lenguaje cotidiano, no es otra cosa que pretender condenar a un vice presidente en ejercicio de sus funciones con el único fundamento de la palabra de una persona que negoció sus dichos para beneficiarse, con los mismos “demócratas” que voltearon a Dilma y pusieron preso a Lula.
Obviamente, no es un testimonio imparcial, sino la peligrosísima  posibilidad de ser condenado exclusivamente por los dichos de otro acusado, que a cambio de ello se salva o mejora su situación.
Por otra parte, está acreditado que el imputado expulsó a esa empresa durante un par de años del país. Si bien luego le permitieron reingresar, es probable que el delator premiado le esté cobrando el odio de la empresa.
Dado que lo aportado por la justicia norteamericana ni siquiera menciona a Glass resulta cada vez más evidente que parte de la operación política para destruir a los gobiernos progresistas es utilizar a estos delatores premiados, quienes -ante la imposibilidad de zafar de sus verdaderos delitos en caso de ser debidamente juzgados- se benefician por “autoincriminarse”, siempre que sus dichos sirvan
para destruir a los principales líderes progresistas  (evitando cargar las tintas sobre los de derecha).
Desde siempre hemos afirmado que la tortura, además de ser inaceptable moralmente, es ineficaz (si el objetivo fuera la búsqueda de la verdad), porque el torturado no dirá lo que sabe, sino aquello que sus perseguidores quieren escuchar. Lo mismo sucede con los delatores premiados, que sólo son favorecidos cuando sus imputaciones coinciden con lo que los fiscales o jueces desean escuchar.
Por todo ello, denunciamos el carácter arbitrario y desafecto a derecho del proceso judicial contra Jorge Glas, que repite casi pateticamente los modos en que se persigue a Lula o Milagro Sala o los Seis Campesinos paraguayos encerrados en Tacumbú desde hace doce años, por lo cual convocamos al movimiento de derechos humanos de todo el continente a alzar su voz en defensa de los derechos conquistados en duros años de lucha popular, en defensa de los derechos humanos tantas veces proclamados falsamente y en definitiva, en defensa del Derecho que hoy es arrasado por una coalición de falsos testigos,
espurios jueces y la presión insolente de los poderes imperiales

 

 

Liga Argentina por los Derechos del Hombre, asociación civil fundada en 1937 dedicada a la defensa de los derechos humanos y los espacios democráticos; todos los derechos para todos.
Anuncios
Categorías Últimos comunicados

1 comentario en “Expresamos preocupación por persecución judicial contra el ex Vicepresidente de Ecuador Jorge Glas a quien se lo pretende condenar con la colaboración de un supuesto arrepentido y sin prueba alguna

  1. Toda la persecucion a Jorge Glass es falsa la detenccion es ilegal todo ilegal reiteramos de inmediato la libertad y asuma sus funciones como vicepresidente elegido por su pueblo con mayoria de votos..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close