A propósito de la Liga

La Liga Argentina por los Derechos del Hombre es una institución dedicada a la defensa, la promoción y la educación para los Derechos Humanos. Aspira a trabajar enraizada en el movimiento (obrero, estudiantil, vecinal, etc.). Pueden incorporarse a su seno todas las personas que se manifiesten sensibles hacia el tema.

Luchamos por la dignidad de los seres humanos, por su derecho a ser protagonista en la construcción de una sociedad donde la libertad y el pleno desarrollo de la democracia, el pluralismo sean realidad.

La Liga mantiene vínculos con numerosas organizaciones defensoras de los Derechos Humanos en todo el orbe. Integra la FEDERACIÓN INTERNACIONAL POR LOS DERECHOS DEL HOMBRE, con sede en París.
Nuestra Institución fue creada el 20 de diciembre de 1937. Es la más antigua del país y quizás de Latinoamérica y una de las primeras en el mundo. Su origen está íntimamente vinculado a la situación política de la época. Recordemos que en 1930 tuvo lugar el primer golpe de Estado; el golpista general Uriburu se entronizó en el poder como dictador. Inmediatamente se desató una feroz, oleada represiva: hubieron miles de presos políticos y sindicales, muchos recluidos en el tristemente célebre penal de Ushuaia. A la tradicional “policía brava” se le añadió la Sección Especial de Represión al Comunismo”, que en realidad perseguía a todos los demócratas. Fue masiva la práctica de la tortura. Este grave panorama determinó que personalidades de la época, dirigentes políticos, sindicales, estudiantiles, exiliados provenientes de otros países, así como abogados defensores de presos políticos, vieran la necesidad de contar con un organismo dedicado a la defensa de las libertades democráticas y de las personas afectadas por las violaciones a los derechos fundamentales. Así nació nuestra Liga.
Desde el comienzo, la Institución fue integrada, en forma democrática y pluralista, por hombres provenientes de distintas extracciones políticas y sociales. Nombres ilustres pasaron por sus filas. En las casi seis décadas que lleva de vida, la mayor parte de ella bajo dictaduras, represión y estado de sitio, no dejó ni por un momento de levantar su bandera de libertad y justicia.

Los recursos necesarios para el funcionamiento, así como los destinados a la solidaridad, provienen exclusivamente de los aportes populares, es decir de las contribuciones de amigos y amigas, de lo producido en colectas, rifas, donación de obras teatrales etc.

Breve historia de la Liga

Setenta Años de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre (L.A.D.H.) 20 de diciembre de 1937/20 de diciembre de 2007


 

El gran ensayista argentino Ezequiel Martínez Estrada[1]reflexionando sobre su ingreso a la Liga en 1955, poco después del Golpe Gorila, escribió “Yo ingresé en la Liga en La Plata, una tarde, en una asamblea a la que concurrieron madres con sus hijos, ex presos torturados y vejados en las cárceles, abandonada la cría como si fuera de perros a la caridad de los vecinos. Yo ignoraba que ocurrieran esas cosas terribles en mi país. Éramos trescientos adultos llorando de vergüenza y de indignación por lo que hacían con nuestros hermanos pobres nuestros hermanos poderosos.  Entonces me levanté y dije que si había argentinos perseguidos y torturados, no necesitábamos averiguar más porque yo no era argentino como éstos sino argentinos como aquellos, no como los dueños de la Patria sino como los que fueron desterrados de ella. Y por eso estoy con el pueblo y no con los verdugos del pueblo”

“Y por eso estoy con el pueblo y no con los verdugos del pueblo”

Nacida el 20 de diciembre de 1937 en el salón de actos del mítico diario Crítica, heredera de una tradición de lucha democrática a la plebeya que se remonta a la Guerra por la Independencia y la gesta americanista de San Martín, Moreno, Monteagudo y Castelli, la Liga surge como continuidad directa de las luchas obreras y populares que desde 1902, fecha de la sanción de la nefasta ley de Residencia, la 4144, la ley represiva de mayor duración en la historia argentina (se prolongó hasta 1957, expulsando del país a cientos de luchadores que habían venido a nuestra tierra llamados por las agencias de inmigración) habían resistido con paros y acciones solidarias las persecuciones y castigos sufridos por todos los que no apoyaban el Orden impuesto desde Roca, a sangre y fuego.

Conviene decir dos palabras sobre el contexto histórico en que nace la Liga: ya se había producido el golpe de estado del seis de setiembre de 1930, ya se había organizado la Sección Especial de Lucha contra el Comunismo en la Policía Federal, ya el hijo de Leopoldo Lugones había “inventado” la picana eléctrica y miles de obreros habían sido represaliados por las policías bravas y el propio Ejercito, ya habían nacido grupos parapoliciales con la Alianza Patriótica que actuó en la Semana Trágica de 1917 cuando en 1936 el diputado nacional Matías Sánchez Sorondo presenta un proyecto de Ley de Represión al Comunismo que fue resistido valiente y brillantemente por Don Lisandro de la Torre, fundador de la Democracia Progresista.

Fue entonces que se agrupan los abogados que actúan en los juicios anti obreros y que se forma la Comisión Pro Amnistía Presos Políticos y Exiliados de América, antecedente directa de la reunión del 20 de diciembre de 1937 realizada en el Salón de Actos de Crítica que funda la Liga e inscribe en su acta de nacimiento nombres tales como el de Arturo Frondizi, Lisandro de la Torre, Deodoro Roca, Alcira de la Peña, Mario Bravo o Emilio Troise, todas personalidades que descollarían en el escenario de la política y la cultura nacional, no importa que alguno de ellos borrara con el codo lo que habían afirmado en su paso por la Liga.

20 de diciembre de 1937, España republicana estaba librando su batalla contra el falangismo español y el fascismo internacional, la Liga nacería a la vida no solo defendiendo presos políticos, sindicales y sociales, sino organizando la solidaridad con la República, mientras combate, y con los refugiados y presos políticos, cuando Madrid cae y Franco se apodera del Poder.  Muchos años después, el gran poeta español Felipe Alberti, refugiado entre nosotros escribe un poema dedicado a la solidaridad de la Liga que hoy se puede leer en la pagina de inicio de la web de la liga: www.liga.org.ar

Es desde esa perspectiva que en agosto de 1938, en los salones del viejo Consejo Deliberante, se realiza un Congreso contra el Racismo y el Antisemitismo, presidido por el Dr. Emilio Troise, evento fundamental si se trata de rastrear los orígenes de la lucha democrática y antifascista en la Argentina.  Solidaridad y antifascismo, dos características de la Liga que se pueden rastrear en toda su historia: solidaridad con la España Republicana, solidaridad con los pueblos sojuzgados por el fascismo y los que luchan contra él, solidaridad con el pueblo paraguayo que llegó a tener presos políticos por más de veinte años (nos referimos a Maidana y Rojas presos por más de veinte años, liberados para ser secuestrados y desaparecidos en Buenos Aires), con el pueblo de Puerto Rico y sus tres presos históricos: Pedro Albizu Campos, 20 años, Lolita Lebrón e Irving Flores, 36 años presos en Norteamérica; con Vietnam; con Uruguay y hasta con la Cuba de los 40 y los 50 (hay documentos solidarios con los presos del Moncada del 53).  En los últimos años esa conducta se tradujo en la defensa de todos los compañeros extranjeros amenazados de extradición por sus ideas políticas: Sergio Apablaza de Chile, Bertulazzi de Italia, el vasco Laríz Iriondo o los peruanos Mera Collazos y Silvia Díaz.

Inspirada en la tradición de defensa de los principios constitucionales, la Liga tiene una larga lista de aportes jurídicos que se remontan a los realizados por Carlos Sánchez Viamonte y su lucha por el Habeas Corpus, pasan por el aporte de Eduardo Barcesat, Julio Viaggio, Alberto Pedroncini, Atilio Librandi Beinuz Szmukler David Baigún y Carlos Zamorano (entre los más destacados, y solo de Buenos Aires) a desmontar el aparato jurídico de la impunidad creado por la dictadura y llegan al accionar de nuestra compañera Guadalupe Godoy en el juicio a Echecolatz donde fue una de las profesionales que alegó por que se dictamine que los crímenes de lesa humanidad cometidos, lo fueron “en el marco de un genocidio”; esa conducta de nuestros abogados, “por eso estoy con el pueblo y no con sus verdugos” diría Ezequiel Martínez Estrada, sería duramente castigada por el Poder:   el Dr. Guillermo Kehoe, querellante en la causa Ingalinella, asesinado en su Rosario, el Dr. Néstor Martíns, el primer abogado desaparecido en 1970, los Dres. Baldomero Valera y Teresa Israel detenidos/desaparecidos bajo la dictadura del ´76 y el joven Freddy Rojas, militante de la Liga de Monteros (Tucumán),  asesinado en 1986 por los guardaespaldas del General Bussi, al comienzo de la carrera política del genocida dos veces gobernador, la primera bajo la dictadura militar y la segunda en “democracia” gracias a la impunidad  ininterrumpida.

Si hay una tradición consecuente en la Liga es el de defender los presos políticos no importa el color de su camiseta, el tipo de proyecto político o de las acciones que pretenden ser castigadas por el Poder: miles y miles de militantes comunistas, peronistas, socialistas, anarquistas, troskistas, independientes han conocido de esta postura jurídica/política que es un verdadero principio ético, valgan dos ejemplos entre tantos: la defensa de los compañeros detenidos por la Gendarmería en Salta, sobrevivientes del destacamento guerrillero que pretendía organizar Jorge Masseti en Salta en 1964 o la de los compañeros del Movimiento Todos por la Patria detenidos luego del copamiento del Cuartel de La Tablada en enero de 1989.

La historia de la Liga también se podría resumir en la historia de sus locales, el primero, sito en la calle Rodríguez Peña 69 e inaugurado en 1945 cuando todavía quedaban centenares de presos de los diez mil que pasaron por las cárceles de la dictadura militar instaurada en 1943, sufrió los siguientes atentados y ataques:  un atentado con explosivos en 1947, el allanamiento, robo de los archivos en 1949, la clausura en 1950 –que duraría hasta 1955-, en setiembre del 55 vuelven a destruir los archivos y sufriría nueva clausura en 1958 –bajo la presidencia del “liguista” Arturo Frondizi-; reabierta en 1963 es nuevamente clausurada en 1964.

Dificil hablar de la historia de la Liga sin nombrar a quien fue su presidente por treinta años (nada menos que desde 1952 a 1982), Don Antonio Sofía, un hombre de principios y una valentía personal casi  temeraria, famoso por resistir los allanamientos de la Liga y varias veces preso político: la primera vez en 1930, por negarse a reconocer el Golpe Militar siendo oficial telegrafista en una comisaria y la última a los 76 años, al confiscar la dictadura el periodico de la Liga que él dirigía.

Bajo la dictadura de Onganía-Levingston-Lanusse (1966/73) la Liga Argentina por los Derechos del Hombre impulsa dos acciones de unidad popular programática, de impulso a la creación de alternativa popular a la dictadura que resultarían trascendentes: la primera es el Tribunal Etico contra el Macartismo, realizado en Paraná en 1968 en respuesta a la sanción de la Ley 17.411 “de represión al comunismo” que criminalizaba el pensamiento crítico y la segunda es la constitución del Encuentro Nacional de los Argentinos, movimiento político plural que contó entre sus filas a muchos de los que por entonces lo hacían en la Liga: Agustín Tosco, Avelino Porto, etc.  Acaso la defensa del líder sindical cordobés, de la cual la Liga fue parte junto a otros sectores, simboliza el compromiso con las luchas populares de la época, que desembocarían en la retirada de la dictadura militar en el ’73.

En 1973 se abre el local de la calle Esmeralda 77 de donde se incautarían la edición completa del periódico liguista en varias oportunidades bajo la dictadura y el robo de los archivos previo a la visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (C.I.D.H.) en 1979.  En un folleto de reciente edición[2], “La lucha que reivindica la lucha” dedicado a los treinta años de la creación de la Comisión de Familiares y Detenidos por razones políticas se dice textualmente: Desde marzo de 1976, los familiares que nos conocíamos por nuestras gestiones ante los organismos oficiales, empezamos a reunirnos en el local de la LIGA ARGENTINA POR LOS DERECHOS DEL HOMBRE (L.A.D.H.) en Esmeralda 77…en setiembre de 1976 se constituye como organismo Familiares, en Capital Federal, al contar con un lugar de reunión permanente ofrecido por la LADH dentro del local que funcionaba…..

Podría agregarse que igual función de verdadera promotora de nuevos organismos se cumple con la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, creada en 1975 con participación de importantes dirigentes de la Liga y el propio Movimiento Ecuménico por los Derechos del Hombre que también supo del aliento solidario de la Liga. Pretender resumir la actividad de la Liga en los años de la dictadura sería imposible en pocas páginas: cientos y miles de Habeas corpus presentados por sus abogados, miles y miles de pesos recolectados para la solidaridad con los familiares de las víctimas, un representante de la Liga en Madrid para sumarse a la labor de denuncia internacional contra la dictadura y reclamo de solidaridad con nuestro pueblo.

En un cálculo provisorio, el Dr. Eduardo Barcesat, ex co presidente de la Liga, Profesor Titular Consulto de Teoría General y Filosofía del Derecho de la  U.B.A., cuenta en cerca de cinco mil los recursos de Habeas Corpus interpuestos por el equipo jurídico de la Liga en esos años, ya sea por un compañero a la vez o por un número grande de desaparecidos, los Habeas Corpus colectivos, de los cuales la Liga fue una de las precursoras como lo fue en la llamada “doctrina Zamorano” sobre los Habeas Corpus o en la impugnación de los fueros policiales (caso Ingalinella, 1955) o fueros militares (caso Floreal Avellaneda, 1984), o en el primer caso de una desaparecida (Inés Olleros) cuyo caso llegó a la O.E.A  Por entonces, a pesar de las consecuencias que se podían temer al regreso, los abogados y dirigentes de la Liga participan en innumerables seminarios y congresos en el extranjero denunciando los atropellos y planteando la solidaridad con la lucha realizada en el interior del país.

Desde 1983 en adelante, la Liga fue una de las más firmes promotoras de la búsqueda de juicio y castigo a los culpables del genocidio y de lucha contra todas las formas de la impunidad, contra todas las impunidades y todas las violaciones de los derechos humanos, contra todas las formas de la discriminación y persecución a los diferentes y los que luchan por sus derechos.  Desde 1996 participamos activamente en el espacio Memoria, Verdad y Justicia, amplio espacio de unidad y articulación de los más diversos sectores que se ha encargado de organizar año a año, con autonomía del Estado y con un programa consensuado entre sus participantes, los actos de repudio al aniversario del golpe de estado de 1976.  El hecho que un abogado histórico de la Liga, el compañero Carlos Zamorano sea el autor directo del proyecto de Ley de anulación de las leyes de Olvido y Punto Final, promovido por el bloque nacional de Izquierda Unida y acompañado por un numeroso conjunto de diputados de toda extracción política no es una casualidad, es el resultado de una trayectoria consecuente que siempre buscó unir la militancia y la movilización social con la elaboración doctrinaria y la disputa jurídica.

La realización del Seminario Nacional “Las sombras largas del genocidio” en la Manzana de las Luces, en octubre del presente año, da cuenta de un institución que no solo tiene historia y presente, que también promete ser parte del futuro que hoy construyen los pueblos de Nuestra América haciendo realidad los sueños libertarios de los fundadores de la Patria y los sueños revolucionarios de los treinta mil compañeros desaparecidos.

Y también los de Julio López.


[1]Su carrera literaria se inició entre 1918 y 1929, con la publicación de sus primeros seis libros de poemas. Luego en 1933 pasa al ensayo cuando publica “Radiografía de la Pampa”.Fue profesor de literatura en el Colegio Nacional de la Universidad de La Plata (1924-1946), profesor en la Universidad Nacional del Sud y presidente de la Sociedad Argentina de Escritores por dos períodos (1942-1943 y 1944-1945). Le pertenecen los poemas Oro y piedra y Humoresca, las colecciones de cuentos La inundación; Tres cuentos sin amor; María Riquelme y Juan Florido, las piezas teatrales Títeres de pies ligeros y Tres dramas. Lo más profundo y permanente de su obra son los ensayos biográficos sobre Sarmiento y Balzac y sus personales interpretaciones de la realidad histórica y social argentina, que son muestra de la amplitud de sus conocimientos y de su interés por lo nacional: Radiografía de la pampa; La cabeza de Goliat, microscopía de Buenos Aires; Muerte y transfiguración del Martín Fierro y ¿Qué es esto? Su obra es insoslayable en el panorama literario argentino y Obtuvo en el país casi todos los premios que se le otorgan a los escritores de su talla.  Estrada es sin duda.. el más importante de los ensayistas argentinos del siglo XX.

[2] Diciembre de 2006, editado por el Instituto Espacio para la Memoria. PAGINA 1

 

SOSTENER LA LIGA

 

La Liga ha sido un faro de luz en la historia de nuestro país, en los momentos más oscuros, levantando la esperanza en la elevación de los compañeros, señalando la posibilidad concreta de defender los derechos humanos, las libertades públicas y democráticas.”
Agustín Tosco

 

Conviene arrancar recordando que la Liga Argentina por los Derechos del Hombre (de aquí en adelante la Liga) se fundó en 1937 por un amplio abanico de personalidades democráticas, unidas en el reclamo en defensa de las garantías constitucionales contra la dictadura impuesta en setiembre de 1930 y la práctica común de solidaridad con la República Española.

Los nombres de Deodoro Roca, protagonista fundamental de la Reforma Universitaria del 18, de Arturo Frondizi, que llegaría a Presidente de la Nación -más allá que en el camino olvidara su origen democrático-, de la dirigente comunista Alcira de la Peña, una de las primeras medicas argentinas, del diputado socialista Mario Bravo o el líder de la Democracia Progresista Lisandro de la Torre se unían al de anonimos militantes de base, profesionales del derecho, de la saludo y trabajadores de todos los oficios y saberes, que darían a la Liga fundamento social y capacidad de estar allí donde la represión alcanza a los que reclaman sus derechos.

Durante buena parte de su larga historia la Liga tuvo que actuar bajo dictaduras militares o gobiernos de baja densidad democrática y  biern podría resumirse su historia en la historia de sus locales, el primero, sito en la calle Rodríguez Peña 69 e inaugurado en 1945 cuando todavía quedaban centenares de presos de los diez mil que pasaron por las cárceles de la dictadura militar instaurada en 1943, sufrió los siguientes atentados y ataques:  un atentado con explosivos en 1947, el allanamiento, robo de los archivos en 1949, la clausura en 1950 –que duraría hasta 1955-, en setiembre del 55 vuelven a destruir los archivos y sufriría nueva clausura en 1958 –bajo la presidencia del “liguista” Arturo Frondizi-; reabierta en 1963 es nuevamente clausurada en 1964 y así podríamos llegar hasta el de Esmeralda 77, inaugurado al final de la dictadura de Onganía y sostenido hasta diciembre de 1976 en que la Liga se muda a las oficinas de Corrientes 1785, 2º C y 5º b.

De los organismos que lucharon contra la dictadura, la Liga era la de mayor trayectoria histórica y su disposición a la unidad y el estimulo a la creación de nuevas formas organizativas ha sido reconocida más de una vez por todos los que conocieron de nuestro estimulo y apoyo.  Recientemente[1], el Premio Nóbel de la Paz, Adolfo Perez Esquivel, al agradecer el homenaje realizado por la Comisión Provincial de la Memoria en el Pasaje Dardo Rocha de La Plata, destacó que había sido justamente la Liga quién había estado más cerca de su compañera y había sido fundamental en su defensa y en la lucha por rescatarlo de las garras de la dictadura

Sin exagerar un ápice, podríamos decir que la historia contemporánea del movimiento de derechos humanos está fuertemente ligada al local de la calle Corrientes 1785: aquí se recibían denuncias y se produjeron algunos de los primeros encuentros entre los familiares que luego fructificarían en la fundación de Familiares y de la propia constitución de Madres; aquí se realizaron muchas de las reuniones que construyeron gestos de resistencia como la visita de la CIDH en 1979 o las históricas solicitadas publicadas en el Buenos Aires Herald, La Prensa y Clarín;  no por nada en vísperas de la visita de la CIDH la Liga fue una vez más allanada y saqueados sus archivos.

Son incontables las reuniones con familiares de víctimas del Terrorismo de Estado y de organismos de derechos humanos, conferencias de prensa y recepciones a los liberados, casi una tradición cultivada por cientos y cientos de compañeros que lo primero que hacían al salir de las cárceles de la zona metropolitana por dos motivos: uno era agradecer la solidaridad recibida y las gestiones realizadas por su libertada nacional e internacionalmente y en segundo término, porque la mayoría no tenía ni para el colectivo que le permitiera regresar a su ciudad de orígen y sabía que en la Liga siempre encontraría la ayuda requerida.

A poco de cumplir setenta y tres años, la Liga desarrolla una intensa y variada labor desde este local y en todo el país.

En el local central se mantienen varios equipos jurídicos gratuitos que atienden miles de casos de familias afectadas por problemas de desalojo (sobre todo en la ciudad de Buenos Aires) o de personas afectadas por la violencia institucional, la discriminación por origen étnico o diversidad sexual.

En la sede de la Liga funcionaron en los últimos un sinnúmero de organizaciones tales como la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Travestis y Transexuales (todavía continúa funcionando el grupo Las fulanas), la Coordinadora contra la Represión Institucional fundada por el Toto Zimerman y otros luchadores en los ochenta (aún continúa funcionando la Coordinadora Antirepresiva por los Derechos del Pueblo, Cadep, un desprendimiento de Correpi ) y organizaciones de residentes paraguayos comprometidos con la lucha por los derechos humanos, grupos de apoyo a pueblos originarios, la Comisión de solidaridad con los Cinco Cubanos presos en los EE.UU., la Comisión Permanente de Homenaje a los Martires Revolucionarios, el espacio de lucha contra la impunidad Justicia Ya! Buenos Aires de actuación en prácticamente todos los juicios por delitos de lesa  humanidad que se llevan  adelante en el area metropolitana y La Plata, etc.

Desde aquí se coordina la labor de la Liga en los juicios y los espacios de memoria, una continuidad de nuestro compromiso histórico con las víctimas del Terrorismo de Estado.

La Liga es querellante en más de sesenta causas en todo el país[1] y en el año 2010 días hemos podidos sostener nuestra actuación simultanea en el Juicio por la masacre de Margarita Belén el Chaco, por el asesinato de Alicia López en Santa Fe, en el marco de la causa Días Bessone (antes Feced) en Rosario, en el primer juicio que se realizó en Santa Rosa La Pampa, en el juicio por la Unidad Nueve de La Plata y casi todos los juicios que se despliegan en Comodoro Py, sin olvidar que en el 2009 fuimos protagonistas del primero realizado en el marco de la Mega Causa Campo de Mayo, donde obtuvimos la condena de los Generales Riveros y Verplaetsen por el crimen del adolescente Floreal Avellaneda, hijo de nuestra vice presidenta Iris Pereyra y de la condena al ex Juez Federal Víctor Brusa en la ciudad de Santa Fe, ambos en el 2009.

A esta fecha, sobre unos doscientos diez condenados en todo el país, la Liga fue parte querellante, de uno u otro modo, en 13 juicios orales finalizados donde se condenaron a 95 represores; sin duda alguna somos parte de la fuerza social que está escribiendo esta página histórica en la lucha contra la impunidad.

La Liga integra, por respectivas leyes, los directorios del Instituto Espacio para la Memoria, de la Esma y el del Parque de la Memoria donde procura aportar sus enfoques del modo más constructivo posible, y es integrante de la Federación Internacional de Derechos Humanos desde su fundación, motivo por el cual fue invitada a la sesión de la CIDH de marzo de 2009 dedicada a tratar el tema de la Argentina, donde insistimos en el necesario esclarecimiento del  caso Julio López.

Sostenerlo, es pues, no solo una cuestión de preservar un espacio histórico de la lucha por la verdad y la justicia bajo la dictadura, sino contribuir al despliegue de una organización que es reconocida nacional e internacionalmente como una de las imprescindibles al momento de pensar en el movimiento de derechos humanos.

 

Buenos Aires, febrero de 2011


[1] Actuamos en los juicios de dos maneras: como institución querellante y por medio de abogados de la Liga que represetan querellantes particulares, víctimas o familares de víctimas del terrorismo de Estado.  Como institución Liga Argentina por los Derechos del Hombre, Asociación Civil, hemos sido reconocidos en los Juzgados Federales de Resistencia, Pcia. del Chaco; San Miguel de Tucumán, Pcia. de Tucumán; Santa Fe y Rosario, Pcia. de Santa Fe; Santa Rosa, Pcia. de La Pampa, San Martín y La Plata, Pcia. de Buenos Aires y por medio de la querella unificada Justicia Ya Buenos Aires en prácticamente todas las causas que se investigan en los Tribuanles de la ciudad de Buenos Aires.  En Córdoba, Tucumán, La Plata y Buenos Aires, también lo hacemos por medio de abogados de la Liga que represetan querellas particulares….La suma de causas donde actuamos se acerca a sesenta, aunque varía porque algunas se elevan a Juicio Oral y se abren nuevas como la iniciada por nuestra denuncia contra Isabelita; Martínez de Hoz y el Directorio de Acindar.

17 Comentarios Agrega el tuyo

  1. julieta dice:

    Que alegría Compañeros!
    Es un muy buen trabajo! Un Abrazo.
    Julieta

  2. El Bicentenario, “Los Ocupas” y su Cultura Invasora

    Éste es el tema que nos “Ocupa”.

    Cuando se escucha la palabra “ocupas”, se la relaciona con la gente que no tiene donde vivir y va a ocupar una vivienda o algún terreno desocupado o alguna comunidad originaria que ocupa un lugar que le pertenece ancestralmente. Hay leyes para “solucionar estos problemas” por la vía pacífica y sino está la fuerza de choque, policía, gendarmería, ejercito, para desalojar a palos, balas de goma y también balas de plomo.

    Pero hay otros “ocupas”, de los que nadie habla, o al menos no he escuchado hablar de ellos.
    Estos “Señores Ocupas” son los que han llegado un 12 de octubre de 1492 y nunca más se fueron.
    Nadie los desalojó.
    Aquí se quedaron y dicen ser dueños de la tierra que ocupan, miles y hasta millones de hectáreas.
    La pregunta es ¿Quién les concedió los territorios? La respuesta será que: Nadie. Ellos de propia iniciativa ocuparon los territorios, dijeron esto es mío hasta donde da la vista… esclavizaron personas, violaron, mataron, robaron, impusieron su forma cultural de desprecio a la vida en lo político, económico, religioso, idiomático, educacional, territorial, sus leyes constitucionales, sus fronteras…y más…
    …y quién los juzga a ellos por ocupas, por invasores, por violadores, por esclavistas, por ladrones?
    Quién los juzga?
    Seguramente que no vamos a encontrar a ninguno de ellos sentados en el banquillo de los acusados porque a las leyes las hicieron ellos y las hicieron todas a su favor.

    —¡¡¡Bueno, pero ché, no vamos a juzgar a Colón, Pizarro y…esos ya no están!!! Dirán algunos.

    —Sí, claro, seguro que no están ellos, pero están sus herederos, los herederos de sus fechorías, herederos de esa cultura nefasta, herederos de esa miserable vida interior.
    Siguen estando los que jamás pueden entender una cultura solidaria, una cultura de reciprocidad, de dualidad, de complementariedad, de respeto a la vida en su gran diversidad…
    Siguen estando con su herencia cultural ancestral que trajeron y peleándose por lo que nos robaron.
    ¿Como le puedes hacer entender que cada persona se merece y tiene como derecho cósmico un lugar en el mundo para vivir sin tener que pagarle a otro u otros por algo que no les pertenece?

    ¿Como? ¿Cómo le haces entender que la tierra es un bien comunitario? ¿Qué el agua es un bien comunitario? ¿Que la medicina es un bien comunitario?…

    Tal vez lo entiendan, tal vez lo sepan, pero su herencia, su esencia cultural no les permite practicar el Compartir. Todo lo ven con el signo $$$. Todo es comprable, todo es vendible, hasta a sus hijos y a sus padres los ven con signo $$$

    Son portadores de violencia, muerte, despojo hacia otros continentes del mundo: Asia, África, América y en los más remotos lugares del mundo han llegado con su cultura del deprecio a la vida. Poco tiempo antes y ahora actual se están peleando por una retención a… los entendemos, claro que los entendemos, los dos bandos, terratenientes y gobierno, son portadores de la esencia cultural de la que estamos hablando, pegada arraigada desde hace siglos o milenios…

    Entonces, de qué hablaremos este Bicentenario del Estado Argentino? Ellos festejarán… nosotros, no!!! Nosotros trataremos de que nos vean que estamos, que hemos resistido más de 500 años, que somos la sangre milenaria que ha poblado este continente Awyayala y hoy somos presente.
    Y que no le pedimos que se vayan, no. Les decimos que se queden, pero que aprendan a compartir…

    No son todos los que han venido que han traído esa herencia cultural nefasta. Muchos hermanos venidos de ese mismo continente europeo están con nosotros peleando luchando por llegar a un mundo nuevo sin mezquindad, sin violencia, muchos de estos hermanos han sido perseguidos, encarcelados, asesinados por sus mismos coterráneos europeos, llamados argentinos, por solo el hecho de pensar y actuar por un mundo justo, solidario.

    Poco tiempo antes, en este país, en la década del `70 – `80, ha sido la continuación de lo que empezó el 12 de octubre de 1492, 30000 hermanos desaparecidos a manos de quienes hoy siguen sosteniendo y practicando esa cultura perversa.

    No están muertos los 30 mil luchadores sociales, ni los más de 80 millones asesinados primero por los españoles y luego por sus herederos culturales, viven en el alma, viven en el corazón de cada revolucionario junto a nosotros los descendientes de los pueblos originarios de Awyayala que vivimos en la Herencia Cultural que nos legaron Nuestros Abuelos con el anhelo de un mundo compartido con los hermanos y hermanas del mundo, que así lo sentimos porque los comprendemos como hijos de una misma madre/padre, Pachamama y Pachataita.

    El legado de Nuestros Abuelos nos dice que tenemos mucho por dar mucho por compartir, mucho para decirles a nuestros Hermanos del Mundo que es posible que vivamos en Armonía Compartiendo lo que Pacha Mama/Pacha Taita nos ofrecen. Es hora que nos escuchen, es hora que nos pregunten.

    Hasta ahora nunca nos han preguntado y por lo tanto nunca nos han escuchado.
    Estamos pronto para aportar al mundo Nuestra Sabiduría Ancestral para así poder llegar al Sumaj Kausay, al Buen Vivir.
    Necesitamos que nos escuchen, que nos pregunten…

    Hermanos del Mundo, nuestras más sinceras intenciones para que nos salvemos como Humanidad junto a la Gran Biodiversidad, Árboles, Animales…

    Juan Ángel Orellana (Anka Kúntur Ñawin)
    “Comunidad Pueblos Originarios de Awyayala”, Rafaela, Santa Fe, Argentina
    Octubre 2009

  3. Mariela Luna dice:

    cual es la direccion ? gracias.

    1. La LADH dice:

      Corrientes 1785 2 C

    2. El correo de LADH Capital es: prensadelaligaporlosddhh@gmail.com

      La dirección de nuestra Comunidad Pueblos Originarios de Awyayala, es,
      Urquiza 696, Rafaela, Santa Fe, Argentina

      tel 03492-428313 /15688709

      Correo: ladhrafaela@gmail.com

  4. Liliana dice:

    Estimados, soy estudiante de la carrera Licenciatura de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Quilmes, estoy necesitando material para un trabajo de investigación que estoy encarando para una materia afín a mi carrera, como paralelamente estoy empezando a pensar mi tesis en la que pretendo abordar DDHH, mi profesor me invitó a echar una mirada desde otro ángulo y desde una época más temprana y uds son los sugeridos, mi pregunta es sí está la posibilidad de acceder a algún archivo o acercarme a la institución en busca de material. Desde ya muy agradecida espero su respuesta.

    1. La LADH dice:

      hola…por favor pasá por la Liga o comunicate al 43713939 que trataremos de facilitar tu investigación

  5. Louise dice:

    Estimados,
    Estoy terminando mi masteria en derecho internacional y DDHH y me encantaria hacer una practica con la liga. Ustedes acceptan cursillistas? Cual es el procedimiento para solicitar una practica?
    Muchas gracias

    1. La LADH dice:

      escribenos a prensadelaligaporlosddhh@gmail.com con todos tus datos, objetivos y conversamos
      felicitaciones por la iniciativa

    2. La LADH dice:

      Hola Louise, la Liga tiene acuerdo con diversas universidades para la realización de prácticas. Envianos un email con tus intereses y mayor información. Gracias. laligaddhh@gmail.com

  6. Silvia Noemí Noguera dice:

    Quisiera hacer una consulta con la Liga …..sera posible un teléfono

    1. La LADH dice:

      claro de 16 hs a 20 hs 11 43713939

  7. Carlos Hebert Maciel dice:

    Hola, existe un espacio donde se trabaje derechos migrantes?

    1. La LADH dice:

      nosotros trabajamos con los migrantes
      y defendemos sus derechos

  8. Gustavo dice:

    Hola. Necesitaría un teléfono para poder comunicarme.
    Gracias

    1. La LADH dice:

      hola, el telefono de la Liga es 11 43713939, de 16 hs a 20 hs

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s